Skip to content

Internacionalización

Las empresas han crecido en todas las formas consideradas en la secuencia
de internacionalización: exportación, licencias o acuerdos de colaboración e inversiones
directas.

Este proceso de internacionalización conlleva una
gestión complicada, donde hay que aunar situaciones económicas, legales y socioculturales
diferentes, llevando en paralelo la realidad del país origen y del país destino. Ya que
en esta gestión están inmersos los expatriados, es evidente que la estrategia de internacionalización
de las empresas debe contemplar los recursos humanos que desplacen a las
asignaciones internacionales. En esta línea, diversos estudios han demostrado que el éxito
de las misiones internacionales depende en gran medida de la adaptación del expatriado
al país destino.
1.

En España existían en 2006 en torno a 11.000 empresas que han iniciado un proceso de internacionalización
más allá de la pura exportación de bienes o servicios. Hoy son muchísimas más. De éstas, 2/3 cuentan
con una plantilla menor de 200 personas, es decir, la gran mayoría son pymes. Algunos estudios
revela que el 73% de las empresas con implantación internacional sigue un proceso gradual
de internacionalización, primero pasa por una fase de exportación para pasar después
a otros modelos; su principal motivo es la de expansión del negocio. Del estudio realizado
por el ICEX (ww.mityc.es/es-ES/Documentacion/DocumInteres/
6InformeCM090509.pdf) sobre la internacionalización de la empresa española, se obtienen
datos que revelan como casi todas las empresas declaran que las principales barreras o dificultades
aparecen al principio y que son del tipo operativo, y no de estrategia.

No comments yet

Leave a Reply

Note: XHTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS